viernes, 19 de enero de 2018

Libros "para tocar" para pequeños amantes de los animales

Hoy quiero hablaros de dos de los tres libros que se han venido con nosotros a casa estas Navidades (uno es tan especial que tengo que hacer vídeo y lo dejo para más adelante) En este caso se trata de dos libros con una temática común: los animales. Es un tema que a Martín cada vez le llama más la atención así que siempre es un buen regalo.


Por un lado tenemos "¿Dónde está el señor León?" de Timun Mas, un libro con solapas recomendado para niños de más de un año. Tiene ilustraciones muy coloridas y sencillas donde los peques podrán reconocer diferentes animales a la vez que buscan otros entre sus solapas de tela. La sorpresa viene al final, cuando al preguntar al niño dónde está él, encuentra un espejo debajo de la última solapa. A Martín le encanta esta parte y no para de decir "más" cuando lo leemos. Lo mejor es que además de la historia principal, podemos ir preguntando por otros animalejos y elementos que aparecen en las ilustraciones e ir ampliando vocabulario.


Por otro lado, tenemos "Animals" de Priddy Books, un libro-puzzle cargado de animales creados con fotografías de los objetos más variados. En este caso quizás os sea más difícil encontrarlo (aunque he visto libros de esta editorial en España) porque nosotros lo compramos en Londres (siempre que viajamos compramos un libro en el idioma local) Elegí este libro porque me parece genial la manera con la que juegan con las imágenes y porque además también me servía como juego (al ser un puzzle, un reto de coordinación y a la vez un juego de memoria para encontrar parejas) durante nuestro viaje. Poco a poco va reconociendo algunos animales, emparejándolos y entendiendo el juego así que como veis se puede trabajar de muchas formas.


¿Qué os parecen estos libros? ¿Los conocíais? ¿Que libros sobre animales consideráis imprescindibles para vuestros peques?

miércoles, 17 de enero de 2018

Planes caseros diferentes para hacer frente al frío

En ocasiones es difícil organizarse con niños. Si no queremos hacer gasto en espectáculos o talleres pero tampoco queremos salir al frío acabamos yendo a dar una vuelta a un centro comercial (con el gasto que al final conlleva) ¿Quedarse en casa no parece una buena opción? Pues hoy quiero traeros planes caseros que podéis organizar con amigos (si en el grupo hay varios niños con la misma edad los mayores podéis iros turnando por casas para pasar tiempo juntos y merendar mientras ellos juegan)

OPCIÓN 1: CON LAS MANOS EN LA MASA

Los juguetes encima de la encimara mientras cocinamos "de verdad" son un "must" en esta casa
Las galletas y los robots de canela que nos hizo Mr.Chu estas navidades estaban buenísimos
Ya sabéis que en esta casa nos encanta cocinar. Así que preparar un taller con los peques siempre es bien recibido. Mr.Chu, en su blog Somos muy de comer, os deja una receta súper fácil de galletas de canela. Además lo bueno es que siempre podemos jugar a mejorarlas: virutas de chocolate, Lacasitos, decoración con pintura comestible... ¡La imaginación de los peques es el único límite!

OPCIÓN 2: BIENVENIDOS AL CINE

Esta idea me la dio Baballa en 2013 y se me quedó grabada para el futuro
Imprimir unas entradas falsas, habilitar unas bandejas con palomitas, zumos y chuches, elegir una peli y disfrutar de la tarde. Si, como yo, tenéis un proyector o una tele 3D en casa la diversión está más que asegurada. Basta con tirar mantas y cojines por el suelo, decirles a los peques que sean bienvenidos a nuestro cine y disfrutar de la magia del cine. En el blog de Baballa (que para planes con niños es la mejor) encontraréis un pack imprimible gratuito para organizar una fiesta del cine a la que no le falte detalle.

OPCIÓN 3: JUGAMOS A SER ARQUEÓLOGOS

Esta actividad de Cosas Molonas me parece lo más
Ponéis en situación: cubrimos bien el suelo con un cartón o plástico grande, echamos arena, escondemos dinosaurios pequeños de juguete (podemos comprarlos en "los chinos"), le damos una pala y una brocha a cada niño y... ¡a excavar! Si vuestros peques son más mayores que el mío, Cosamolonas -en la web de Dinomanualidades- os enseña a hacer vuestros propios fósiles para ponérselo un poquito más difícil. No os perdáis el paso a paso porque aunque requiere preparación previa me parece una idea chulísima.

Es más... Podemos organizar un mes temático y hacer esta actividad un día. ¿Y el próximo? El plan anterior con una peli de dinosaurios. ¡Porque además de divertido puede ser educativo!

¿Qué os parecen estas opciones? ¿Soléis buscar planes con los que entretener a los peques cuando os quedáis en casa? ¿Cómo gestionáis los planes en los meses de frío?


lunes, 15 de enero de 2018

Maternidad y sugestión: el poder de la palabra

A raíz de la entrega de notas del peque en la escuela infantil me he dado cuenta del poder de las valoraciones (positivas o negativas) Nosotros ya sabíamos que Martín es un niño vergonzoso, una vez que se suelta es un niño divertido y risueño pero de primeras siempre se muestra tímido y se aferra a nosotros (con lo cual alguien suelta "uy, que mamitis" y a mi me pone... XD)

Una de las fotos de la sesión que iniciamos para la felicitación navideña que enviamos a amigos y familiares

El caso es que antes de Navidades nos entregaron las notas de la escuela infantil y aunque no recuerdo bien lo positivo (mi amiga Rakel tiene razón, nos solemos centrar solo en lo negativo) sí que recuerdo que el único punto "negativo" que tenía era precisamente su timidez, que se mostraba un poco reacio a relacionarse con la profe y los compañeros por ella.  Pues bien, desde entonces, cada vez que alguien se acerca a Martín y éste rehuye digo "es que es tímido". Ya lo era antes, pero no lo verbalizaba tanto. ¿No os pasa? He etiquetado a Martín como tímido y he dejado que le defina. Como quien etiqueta a su niño como "mal comedor" o "revoltoso".

La de la foto es mi hermana, pero de ella normalmente no huye XD

Esto me hace pensar, ¿cuántas veces condicionamos el comportamiento de un niño por lo que decimos de él? Martín aún no es muy consciente pero imaginaos que nos entendiera totalmente. Si no paramos de repetirle a un niño que es vago, ¿no acabará siendo vago? ¿Es innato o lo hemos propiciado? Dejo esta pregunta en el aire pero recalco la importancia de no etiquetar y, en todo caso, valorar en positivo: si es un niño creativo, si es tenaz... ¿Por qué enfatizar lo malo en vez de lo bueno? ¿Qué pensáis del tema?

>/script> >/script>
Blogging tips