miércoles, 10 de octubre de 2012

Regalo a envolver y yo en la ofi. ¡Socorro!

Ayer me enfrenté a un dilema. Una compi de trabajo abandonaba la ofi y a las once de la mañana el mensajero llega con su regalo de despedida (un Kindle, que ya sabéis que se ha convertido en mi recurso regalil de moda). Y en la ofi, sin papel, sin waship tape, sin cordones, sin adornos... ¿cómo haces que sea medio decente la entrega?

Pues de la siguiente manera: un sobre marrón, liso y tamaño Din-A4, una foto de la homenajeada y una impresión de un corazoncito. Lo que hice fue pegar la foto en el sobre (así marcaba quién era su receptora) y encima de la misma el corazoncito para decorar ¡Listo! Situaciones desesperadas exigen medidas desesperadas. Apuntároslo porque para los Reyes tampoco puede ser una mala idea eso de personalizar cada paquete de esta manera (en la foto veréis que en los mundos de Internet hay grandes ideas). Si tenéis más tiempo y recursos puede quedar un paquete chulo aunando los elementos que os dije que en la ofi no tenía. ¿Es factible o no es factible? ¡Olvidémonos de los rollos de envolver industriales y dotemos de personalidad la envoltura de nuestros regalos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips