lunes, 12 de agosto de 2013

La familia es lo primero

Hoy nos las prometíamos felices. Mr. Chu tenía el día libre e íbamos a aprovechar para hacer algo chulo con Nona: ir a un río, a un parque... y cerrar el día viendo las lágrimas de San Lorenzo con amigos.


El único punto malo es que tocaba visitar al vete porque Nona tenía el ojito izquierdo algo rojo. Nada, unas gotitas para la conjuntivitis y nos iríamos para casa. Pero no, os escribo mientras espero que pasen las horas para que llegue la cita con el oftalmólogo. Nona tiene una úlcera en la cornea, lo suficientemente profunda para que pueda romperse en cualquier momento y corramos el riesgo de que pierda el ojo.

Cuando nos han hablado de lo que costaría la consulta del oftalmólogo, ni nos hemos mirado. No había nada que decidir. Nona es nuestra familia y su bienestar es clave cueste lo que cueste. Por eso la vacuno de leishmaniosis aunque no sea obligatorio, por eso le hemos estirpado el útero (para tener menos riesgo de cánceres) y por eso no hay otra alternativa que no sea luchar por salvar su ojo. Si este mes no se puede salir, o si hay que recortarle presu a la boda, se recorta. Punto.

Es imposible saber cuánto se quiere a un animal hasta que no se tiene. Lo sé porque años atrás me parecía de chiste la gente que trataba a sus perros como si fueran sus hijos; yo misma soy de las que pensaba "al fin y al cabo no es más que un perro". Pero ahora la óptica ha cambiado, y no puedo parar de pensar en la gente que se compra un perrito y lo abandona, o que en cuanto surge un problema de salud se deshace de él. Vale que Nona no es el colmo del cariño, pero sé que a su manera, nos quiere. ¿Cómo es posible deshacerte de tu mascota, parte de la familia, y no sufrir por si estará bien? ¿No les remorderá la concincia por pensar que ese ser que dejaron en la carretera puede haber sido atropellado por su culpa? ¿Para que tener un perro (o cualquier animal) si no vas a responsabilizarte de hacer todo lo posible por él también en los momentos malos? 

A veces es duro, destrozan cosas, rompen cosas, cuestan dinero, te quitan libertad a la hora de desplazarte o irte de vacaciones, dependen de ti pero... si ha llegado a tu vida es porque así lo has decidido, así que no queda otra que cuidarlo tanto como puedas. Al fin y al cabo es un miembro más de la familia. Y tanto si sale de esta con ojo o sin ojo (please, cruzad los dedos porque puedan salvárselo) seguirá siéndolo, sea mi pequeña destroyer o mi pequeña pirata.

Si estáis pensando en adoptar, os dejo el link a dos asociaciones que conozco de primera mano. En cualquiera de ellas encontraréis peluditos que necesitan vuestra ayuda porque unos desalmados decidieron que ya no se harían cargo de ellos, una es SOS Frenchie y la otra ANAA.

Siento todo el rollo, es la pega del blog, que a veces sirve para golgar looks y a veces para desahogarme.


6 comentarios:

  1. animo!!! espero que vaya todo bien. Ya nos contaras.

    ResponderEliminar
  2. De momento con el tratamiento vemos el ojo mejr, pero hoy vamos al vete a que nos confirme si se está regenerando la córnea o hay que cambiar de táctica. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. ¡Va muy bien! El ojo ya está casi cicatrizado así que estamos con la medicación al mínimo hasta que cicatrice del todo y previsiblemente el 10 de septiembre le quiten el colar isabelino. Mil gracias por preguntar ^^

      Eliminar

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips