Tips para viajar con niños

Hace tempo os prometí un post sobre cómo viajar con niños. He estado dándole vueltas al tema, pensando si lo mejor era hacer un post por tema o hacer algún tipo de compendio. He leído una y otra vez las preguntas que soléis hacerme por Instagram y he decidido intentar integrarlo todo en este post. Así que lo voy a hacer por bloques para que leáis los que os interesan (porque el post ha salido larguísimo).


CÓMO AHORRAMOS PARA VIAJAR

Sí, lo entiendo, uno de los principales inconvenientes para viajar es la falta de fondos. Hay quien fuma y quien adora los zapatos. Nosotros amamos viajar y se podría decir que es uno de nuestros hobbies. Como casi todos los hobbies implica un gasto y por ello lo que hacemos es disponer de una cuenta de ahorro para viajes. Fijamos un presupuesto, reservamos dinero cada mes (basta con hacer una transferencia periódica a otra cuenta, como cuando pagas el gas o el alquiler) y en base a lo que tenemos ahorrado en la fecha en la que vamos a viajar, elegimos destino. 

En alguna ocasión, en viajes más importantes, lo que hacemos es tratar a principio de año dónde nos gustaría ir, para poder modular el ahorro. Nos lo quitamos de otros sitios, sí. Pero es que al final todo no se puede y hay que ir estableciendo prioridades.

Lo bueno de tenerlo ahorrado es que no supone un desembolso bestial cuando llegan las vacaciones, sino que se trata de un trabajo de hormiguita durante el año. Y aunque al final tengas que gastar dinero, no lo ves como "menudo roto en la cuenta corriente hemos hecho".


ESCOGER DESTINO EN BASE AL NIÑO

Me llamó mucho la atención esta pregunta. Y es que no sé si somos demasiado despreocupados, pero nunca hemos elegido un destino en base al niño. Sí que es cierto que modulamos las visitas (ahora tenemos que buscar parques para que se desfogue durante un día de patear la ciudad y antes no lo haríamos) pero nunca hemos pensado "no vamos a ir a tal sitio que está Martín". Al final, no hemos hecho grandes viajes internacionales para los que se requieran cuidados especiales (como vacunas) pero por presupuesto, no porque esté él. Y antes de tenerlo tampoco habríamos ido a zonas peligrosas por nosotros. Por lo que quitando esas dos casuísticas que se me ocurren, nunca hemos pensado en ello.


ELEGIR ALOJAMIENTO

Normalmente nosotros preferimos reservar apartamento, porque esto nos permite disponer de cocina y mesa y poder organizar los desayunos y algunas comidas en casa. No es tan solo una solución para evitar los gastos que suponen todas las comidas fuera si queremos ahorrar, sino que puede servirnos de ayuda si los peques se cansan de hacer turismo o si nosotros mismos queremos "recogernos" (que decía mi abuela). Normalmente los apartamentos los buscamos directamente en Airbnb.

Sin embargo, cuando buscamos un apartamento, también hacemos después búsquedas en compradores de hoteles. En alguna ocasión (como nos pasa con nuestro próximo viaje a Alemania) hemos llegado a encontrarnos con hoteles más baratos que los apartamentos o con auténticos chollos  de última hora con los que salía mucho mejor alojarse en un hotel en el centro que ir a un apartamento en las afueras (y al final, salía mejor cenar fuera que pagar transporte para volver al alojamiento elegido)

Creo que la clave para ahorrar es no cerrarse en banda y estar abierto a diferentes opciones. De hecho en alguna ocasión en la que hemos querido viajar pero no sabíamos dónde, hemos mirado cuáles eran las ofertas de portales como Las Minute y hemos elegido destino en base a ellas. Ésta no deja de ser otra manera de ahorrar. Por ejemplo a Toulouse fuimos porque vimos una oferta de billetes a 50€ y es un destino que recomendamos porque nos encantó.

Si os preocupa ir con bebés o niños pequeños, casi todas las páginas indican qué posee el sitio al que vamos (cuna, microondas, bañera...) o si tiene escaleras o ascensor.


VIAJAR EN AVIÓN

Hasta los dos años, Martín no pagaba billete. Obviamente tampoco podía llevar maleta, pero sí que le dejaban llevar una bolsa de mano (para los pañales, toallas, alguna muda y el biberón) y el carro (como no queríamos meter el Bugaboo en el avión y que le pasara algo, nos compramos un carro que incluso podemos meter en cabina por sus dimensiones. 

A partir de los dos años comenzó a pagar y ahora ya tiene derecho a llevar maleta. Así que llevamos una maleta con su ropa, una mochila pequeña con cosas para que esté entretenido, muda y algo de comer y su carro.


LA MALETA DE MARTÍN

Martín tiene una Trunki. Y es genial porque en el aeropuerto puede ir montado encima y se le hace más ameno cruzar largos pasillos. Al principio pecaba de previsora y llevaba toda la comida y los pañales en su maleta. Ahora, la experiencia es un grado y lo que hacía cuando usaba pañal es comprarlos en destino. Tanto en hotel como en apartamento podemos lavar a mano en un momento dado, así que tampoco hace falta meter mil "por si acasos". Lo mejor es hacer una lista planificando lo que le vamos a poner cada día y meter algunas opciones de cambios. ¡Como haríamos con nosotros mismos!


LA BOLSA DE EMERGENCIA DE MARTÍN

Ésta es la más importante. Más que la maleta. Nos sirve para entretenerle en las comidas, por si se cansa de andar y hay que parar y para que vaya tranquilizo en el avión. Es una bolsita con pequeños juguetes que no abultan mucho (yo uso los coches de Cars, los muñequitos de Coco o similar) y algo para pintar. Además incorporo una muda, agua y algo de comer (normalmente unas galletas, un plátano o algún sobre de fruta bebible) Con juguetes, agua y comida solventamos casi todas las rabietas de Martín.

No obstante, como os decía en stories, tampoco soy muy extremista con el uso de la tecnología. En un momento dado un iPhone o un iPad con contenido bien seleccionado puede ayudarnos a calmarle, estar más tranquilos y hacer que se entretengan. Y es que no soy de prohibir, sino de investigar. Tenemos aplicaciones de puzzles y canciones que creo que son sanas y educativas. Y no por usarlas hay que rasgarse las vestiduras.


PLANIFICAR LAS COMIDAS

Hasta que Martín tuve seis meses esto era lo más fácil del mundo (solo tomaba pecho). De los seis meses al año viajábamos con los potitos ecológicos de Smileat (sí, como si en destino no vendieran patitos, yo me iba con todo). Me gustaban porque era lo más parecido a cocinar en casa y, aunque nos alojábamos en apartamentos con cocina, la verdad es que no me apetecía mucho hacer y pasar purés. Sí que le dábamos trozos si hacíamos nuestra cena, pero la comida principal eran sus purés ya hechos. A partir del año Martín ha comido de todo. De hecho ni siquiera pedimos menú infantil cuando vamos a un sitio, sino que come de lo que pidamos nosotros. Hemos tenido suerte y es un foodie como sus papás.


PLANIFICAR ACTIVIDADES

Aunque no nos hacemos un planning de actividades específicas para niños, sí que cuando vamos a conocer una ciudad tenemos muy presente ir buscando parquecitos y espacios donde después de andar un rato o llevar un buen tiempo en el carro pueda desfogarse. También tenemos más presentes las actividades infantiles de los museos (como el de historia natural de Toulouse). Al final es una actividad que posiblemente sin él no haríamos, pero no dejamos de patear ciudades porque esté él.

No sé si con esto resuelvo la mayor parte de vuestras dudas. Si me he dejado algo que queráis saber en el tintero, basta con dejarme un mensajito por aquí o por la red social que más cómoda os resulte. ¡Compartir es vivir y seguro que todos aprendemos algo! Como veis, soy de la opinión de que a viajar, como a comer, uno aprende. Indudablemente tendrán momentos buenos y malos, rabietas... pero como las tendrían en casa. No tengáis miedo a viajar con ellos, es un regalo para grandes y pequeños e incluso veréis con otros ojos ciudades que ya conocéis. 

Y como siempre digo, que el dinero no sea un problema. Viajar en familia también es ir a pasar el día a un pueblo cercano, subir a la sierra o ir al campo. Las pequeñas excursiones os harán soltaros. El Monasterio de Piedra está a poco más de dos horas de Madrid. En Navidad en El Escorial ponen un Belén precioso... Pueden ser pequeñas pruebas de fuego para animaros a algo más.

Comparte:

1 comentarios

  1. Me ha encantado el post!! muchas gracias por la currada,
    Opino lo mismo que aunque sea irse a 30 km cuenta, es lo que hemos podido hacer este año y lo peor a sido el dormir, no duerme bien y le trastocó mucho, por lo demás genial le gusta descubrir sitios y cosas nuevas.

    Besos

    ResponderEliminar

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!