jueves, 27 de octubre de 2011

La Batalla de los Dulces: Muffins sangrientos

Ya ha pasado un mes desde el reto de La Batalla de los Dulces de Septiembre: Dibujos Animados. En esta ocasión, el tema no podía ser otro que Halloween y por eso Ana, de Mi Caos Ordenado, y yo nos pusimos manos a la obra para intentar sorprenderos una vez más. Os invitamos a que le echéis un vistazo a las dos propuestas y votéis por vuestra favorita. Tenéis hasta el domingo 6 de Noviembre para elegir vuestro dulce favorito.


Pero vamos al lío, ¿qué os traigo hoy? Unos horripilantes y sangriendos muffins de chocolate con pepitas. Es algo sencillito, pero ideal para poner en el catering de cualquier fiesta de Halloween. Hasta los adornos, hechos con caramelo, son comestibles. Y cuando le hinquéis el diente os sentiréis auténticos vampiros al descubrir como "chorrea" su sangre con sabor a fresa. ¿Os ha gustado? ¿Queréis hacerlos en casa? Pues atentos, que aquí os dejo la receta. Solo añadir que, aunque he cambiado algunas cositas, la base la he sacado de un blog que me encanta y os recomiendo: El Rincón de Bea.

INGREDIENTES (Todos ellos a temperatura ambiente)
  • 280 gr. de harina de repostería
  • 175 gr. de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 5 cucharadas de cacao en polvo
  • 170 ml. de leche
  • 150 gr. de mantequilla derretida
  • 2 huevos
  • 200 gr. de pepitas de chocolate
Para la decoración:
  • 1 tacita de azúcar blanco
  • Agua
  • 200 ml. de nata para montar
  • 2 cucharadas soperas de azúcar blanco
  • Colorante alimenticio de color rojo
  • Sirope de fresa (yo usé el de Royal)
PREPARACIÓN

Antes de empezar, precalentamos el horno a 200º y, con la mantequilla derretida engrasamos los moldes de los muffins para tenerlos preparaditos para la mezcla.

En un bol mezclamos bien la harina, el azúcar, la levadura, el bicarbonato, el cacao y las pepitas. En otro bol diferente mezclamos la leche, los huevos y la mantequilla. Añadimos esta mezcla a la primera e intentamos moverlo en un máximo de 15 movimientos.

Cuando tengamos la mezcla lista la vertemos en los moldes, pero con cuidado de no llenar más de ¾ de su capacidad. Con la ayuda de una jeringuilla, introducimos una cantidad generosa de sirope (hay que tener cuidado con no llegar al fondo para que la estructura del muffin sea lo más sólida posible).

Horneamos los muffins durante unos 20 minutos y, con la ayuda de un palillo, comprobamos si están listos. Si al sacarlo el palillo sale seco, el muffin está listo (hay que contar con que tenemos perlitas de chocolate que pueden derretirse, así que puede salir manchado porque éstas se hayan derretido.

Sacamos los muffins del horno y los dejamos reposar sobre la rejilla para que les entre airecillo por todos lados.


Mientras tanto, vamos haciendo la nata. Para ello mezclamos la nata con las dos cucharadas soperas de azúcar y el colorante (aquí al gusto, depende del tono que queramos conseguir) y batimos hasta montarla. Cuando los muffins estén fríos (que si no se derrite) procederemos a adornarlos con ayuda de una lengua de cocina pequeña.

Y ahora viene lo más divertido, lo detalles con caramelo. Esto requiere cierta preparación previa. Yo me busqué unas plantillas con forma de tela de araña y murciélago y las imprimí al tamaño deseado. Antes de comenzar con la siguiente operación lo mejor es tenerlas recortadas.

Ponemos el recorte en un plato y lo tapamos con un plástico (yo usé las bolsas para bocadillos). Acto seguido hacemos el caramelo, para ello ponemos el azúcar en la sartén y añadimos unas cucharaditas de agua (para esto no tengo medidas, siempre a ojo). Removemos todo el rato hasta que el azúcar empiece a caramelizarse y, cuando esté listo, vertemos rápidamente en la jeringuilla (se enfría rápido, así que hay que ser hábiles). 


Cuando lo tengamos, repasamos los dibujos (encima del plástico) y dejamos enfriar un par de minutos. Retiramos del plástico y decoramos. ¡Listo!


¿Os animáis? Aún estáis a tiempo de salir a comprar y tener un detalle con los vuestros en esta noche de Halloween. Siempre es mejor que los vampiros ataquen estos muffins y no vuestros cuellos. Si queréis otro dulce horripilante vuelvo a animaros a entrar al blog de mi contrincante, estudiar su propuesta y decidir quien es la ganadora de este mes. El mes que viene nos enfrentaremos de nuevo el día 22 y el tema elegido es la música. ¡Se aceptan sugerencias!

¡Feliz Halloween!


ACTUALIZACIÓN: Muchas gracias a todos por vuestro apoyo. Gracias a vuestros votos esta vez he resultado ganadora del reto. Dado que el pasado mes la ganadora fue Ana, tendremos que esperar al reto del día 22 para desempatar. ¡No os lo perdáis!

5 comentarios:

  1. Ummmmm que pinta tien...esa que esta abierta y le chorrea el relleno

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Solo tienes que animarte y hacerlas. Pero ojo! Un apunte acerca del relleno: si las cargas mucho de sirope puede que cales tanto que pierdas la oportunidad de que se compacte y si las cargas poco no saldrá chorreando. Es cuestión de probar. Te aconsejaría que la primera vez cargaras en la jeringuilla un par de cucharadas soperas de sirope y, una ve probado sabor y consistencia, experimentes :)

    Además, como ves en la foto, es muy importante no meter la jeringuilla hasta el fondo para que la base se consolide con solo masa.

    ¡Adelante!

    ResponderEliminar
  3. Bueno...bueno que reñido ha estado este reto... Ya estoy deseando ver el del mes que viene...
    Asi que a currárselo que ya sólo daré mi voto si están muy muy chulos :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias Marta! Ya queda poco para el del mes que viene, esta vez sale el día 22 :)

    ResponderEliminar

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips