lunes, 19 de diciembre de 2011

Las mini magdalenas que quisieron ser pop cakes


Tenía pendiente colgar una receta muy aparente y vistosa. Realmente, aunque por la foto pueda parecerlo, no son pop cakes como tal, ya que yo – por falta de tiempo - me salté toda la parte de deshacer un gran bizcocho y darle forma. Simplemente se tratan de minimagdalenas (hecho con moldes pequeñitos) pinchados a moldo de chupa chups en un palito de madera y recubiertos con chocolate.

Estos en cuestión los hice hace un mes, con motivo de una cena de Acción de Gracias organizada por mi pareja. No hay nada demasiado nuevo, pues la base es la misma que en la receta que utilicé para las magdalenas de leche.

Aunque quedaron súper bonitos, para no tirarme flores que no corresponden, diré que debido al traslado y a que no los podía tapar demasiado bien para que no se movieran ni se destrozara la cobertura, llegaron a la cena convertidos en armas arrojadizas de lo duros que estaban. Así que si los traigo hoy es para que echéis un ojo a la receta y para que, si os gustan, los elaboréis estas navidades (si no salen de casa y los hacemos poco antes no corremos el riesgo de que se endurezcan como me pasó a mí). De todos modos queda como tarea obligada para mí hacer los pop cakes tradicionales, a ver si tras el aluvión de horas de cocina de estas navidades reservo un hueco y los elaboro en enero.

Para empezar diré que la base no la compré. Manitas que es una, me hice con corchos que había por casa (en la caja de la máquina de café más concretamente) y los forré con papel de colores para que quedara más bonito. Así que que el no tener base no os de pereza, porque sirve cualquier cosa susceptible de ser pinchada y permanecer en pie.

¿No recordáis la receta anterior? Pues aquí va de nuevo (copia-pega, permitídmelo) con las cantidades cambiadas para aproximadamente 20 minimagdalenas (recordad que la otra vez hacíamos magdalenas normales mientras que ahora las hacemos minis):
PARA LAS MAGDALENAS
  • 2 huevos.
  • Rayadura de 1/2 limón.
  • 125 ml. de leche.
  • 1/2 ramita de canela.
  • 125 ml. de aceite de oliva.
  • 150 gr. de harina para repostería.
  • 1 cucharadita de levadura.
  • 125 gr. de azúcar blanca.
PARA LA COBERTURA
  • 1 tableta de chocolate negro para fundir.
  • 1 tableta de chocolate con leche.
  • Accesorios decorativos: lápiz de chocolate, virutas de colores…
PREPARACIÓN

Calentamos la leche en un cazo junto con la rayadura de limón y la canela. Cuando rompa a hervir retiramos y dejamos enfriar.

Por otro lado batimos los huevos y cuando hayan ligado incorporamos el aceite, el azúcar, la levadura y la harina (esta última mejor tamizada). Comprobamos que la leche está fría (esto es importante) y la añadimos al conjunto, y removemos hasta conseguir una masa.

Una vez que esté listo dejamos reposar mientras untamos con un poco de mantequilla los moldes. Cuando hayamos realizado la labor, rellenamos cada uno hasta poco más de la mitad, espolvoreamos un poco de azúcar y lo metemos en el horno a 180º durante unos 10 minutos. Cada electrodoméstico es un mundo, así que lo mejor es esperar hasta que las magdalenas hayan subido y se vean doraditas. Si las pinchamos con un palillo y éste sale limpio, es hora de quitarse el delantal y preparar el café.

Y la novedad reside en la cobertura. En dos cacitos derretiremos el chocolate. Atención, que si el chocolate negro no es lo nuestro lo podemos cambiar por chocolate con leche (o añadirle azúcar). Pincharemos cada magdalena en un palito largo de madera y con mucho cuidado mojaremos la parte superior en el chocolate. Espolvoreamos por encima (sobre un platito, no sobre el cazo por favor) las virutas de colores y dejamos sobre la base que hemos preparado para que sequen. Una vez que lo hayan podemos taparlas con film transparente para no meternos en el mismo lío en el que me metí yo en su momento. ¿A que quedan bonitas?

5 comentarios:

  1. que sepas que las voy a hacer.....no se cuando

    ResponderEliminar
  2. Pues cuando los hagas ya sabes... ¡Llámanos y los compartes!

    ResponderEliminar
  3. Pues cuando los hagas ya sabes... ¡Llámanos y los compartes!

    ResponderEliminar
  4. Ah Esther, pues cuando las hagas ya sabes... llamamos y las compartes!

    ResponderEliminar
  5. Qué gracioso... ¬¬

    ¡Se me han duplicado sin querer tío malvado!

    Que tu pareja sea tu propio troll en el blog... Lo que hay que aguantar

    ResponderEliminar

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips