sábado, 7 de enero de 2012

Los Reyes Magos han sido geniales. ¡GRACIAS!

Buenos días a todos, ¿qué tal se han portado los Reyes Magos? Yo no he tenido ninguna queja; es más, me han traído más (y mejor) de lo que esperaba. ¡Eso es que este año he sido muy buena! Así que desde el blog quiero dar las gracias a Melchor, Gaspar y Baltasar y decirles que me han llenado tanto el armario que creo que en las rebajas (a las que voy esta tarde) solo me voy a comprar un pantalón negro, porque el resto de cosas que quería/necesitaba/pedí en la carta a los Reyes Magos (y algún que otro capricho) ya me las han regalado ellos. ¡Viva!

¿Queréis saber lo que me han traído? Pues atentos, que no tiene desperdicio. En la carta que escribió mi hermana a Melchor le pidió para mí una rebeca de punto color mostaza con un pañuelito de seda a juego. ¡has acertado! Por su parte, en la carta de mi cuñado Quino, él pidió un conjuntito de ropa interior (esto no sé cómo tomármelo) pero debe pensar que estoy más buena de lo que la realidad delata, porque ni poer asomo me vale (gracias cuñado, ya sé con qué tipo de ojos me ves). La carta de Óscar venía cargada de cosas geniales: mi querida capa color rojo, unos zapatos y un bolso beiges y unas manoletinas rojas (justo lo que quería para mi viaje a Londres). Como os comenté en el post sobre nuestras navidades, tras abrir los regalos en mi casa pasamos a casa de mi vecinos a desayunar, donde me esperaba mi abalorio de estrellitas de Pandora. Era aún más bonito que cuando lo ví en Internet, ¡menudo acierto el de estos Reyes Magos! A partir de ahora creo que deberé escribir las cartas en el blog...


Ya os enseñaré fotitos de los zapatos y el bolso (creo que Óscar se va a hartar de hacerme fotitos en el viaje a Londres, pero lo que más ilusión me hacía estrenar (y por eso pedí fotito) fue la capa de Stradivarius. ¡Hasta a la yaya le encantó! Y es que creo que queda genial en estos días de invierno, con tus vaqueritos. Además, me encantan los abirgos y chaquetas de este color.


En casa de la abuela solo pillaron los peques: ordenadores de Cars, pistolas de Nerf, juegos para la PSP, botas de fútbol, ropa... pero a mí el resto de regalos me esperaban en Villalba, donde Óscar me volvió a sorprender (al haberme dado regalos en casa de mis padres no me esperaba nada más).

En la sierra también dejaron un buen número de paquetitos. Mis suegris acertaron con un maletín de metal de Mickey y Minnie de Oysho para guardar mis pinturitas y un anillo de Caperucita Roja que es una cucada (no me pongo muchas joyas, pero cuando lo hago me gusta que tengan algo especial). Por su parte, las sorpresas de Óscar llegaron una tras otra. Para empezar, me esperaba el típico estuche transparente para llevar gel, desodorante y demás artículos de aseo en el avión porque... ¡lo iba a necesitar para Londres!. También estaban bien colocaditas al lado de los zapatos que les dejamos a los Reyes unas manoletinas marrones y... para completar todo el kit londinense... un montón de cosas para el frío: un gorrito negro, una boina de punto y unas orejeras negras de pelito. ¡Así seguro que voy súper calentita! Y no me podía olvidar, como es tradición en esta casa, de las chuches, las chocolatinas y los bombones. ¡Ñam!


Me encantan los gorritos que me han traído los Reyes, voy a estar muy calentita. El negro es ideal con su lazo con brillantes y la boina... ¡es muy mona!


También me cayó dinerito para las rebajas y el viaje a Londres, pero de eso no se habla porque está muy feo. Una vez más muchas gracias. Estos Reyes son difíciles de superar... aunque se me ocurre algo para el año que viene, aunque tendrá que esperar a que tengamos casita para darle cobijo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips