miércoles, 25 de noviembre de 2015

Receta de bizcocho "light" para pecar sin sufrir

Este próximo domingo celebraremos Acción de Gracias con nuestros amigos. Es algo que llevamos varios años haciendo (que para juntarnos cualquier excusa es buena) y consiste en que cada uno trae algo para comer y acabamos todos picoteando y disfrutando de una rica comida. Nosotros vamos a atrevernos con un pavito con salsa de arándanos y con mi archiconocida carrot cake (que a ver si aprovecho para hacer fotos y cambiar las del post de la receta que son oscuras y horribles, además de que mucho ha mejorado mi tarta desde entonces). El caso es que entre estas cenas y muchas otras que van a sucederse en Navidad, lo mejor es ir cuidándose. Y ayer me apetecía desayunar un bizcocho casero light cuya receta vi en el Instagram de @yosoycarmela, así que hice alguna modificación más y hoy os traigo esta receta ideal para disfrutar cuidándose (y sí, parece una tortilla de patata).


INGREDIENTES

  • 1 yogur Vitalinea estilo griego sabor mediterráneo (me gusta porque tiene una mermeladita riquísima en su fondo)
  • 2 medidas de yogur de harina integral
  • 1 medida de yogur de copos de avena triturados
  • 1 sobre de levadura
  • 3 cucharadas de edulcorante líquido
  • El zumo de un limón
  • 2 huevos y 1 clara
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Como en la tarta de zanahoria, yo mezclo los ingredientes líquidos por un lado y luego añado los sólidos tamizando la harina poco a poco (tengo cuidado de no poder la levadura hasta el último paso para removerla lo menos posible y que no pierda fuerza. Una vez que tenemos la mezcla, untamos el molde con un poquito de mantequilla (porquito que os recuerdo que la receta es light) y lo metemos al horno a 170 grados durante 30 minutos. Cuando creamos que está, pinchamos con un palillo y, si sale seco, podemos sacar el bizcocho. Lo ponemos sobre una rejilla hasta que se enfríe y... ¡a disfrutar!

1 comentario:

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips