martes, 18 de octubre de 2016

Rincones de nuestro nuevo hogar: la cocina

Como sabéis, hace poco más de tres meses nos compramos un piso. Hasta el momento habíamos vivido de alquiler y ya en su día os enseñé la habitación de Martín (no os la voy a volver a enseñar porque básicamente la hemos trasladado igual de una casa a otra pero podéis verla aquí - solo que ahora es más grande, está todo más separado, tiene puertas y armarios blancos, suelo de tarima en madera y tiene muchísima más luz). Ahora, poquito a poquito os voy a ir enseñando otros rincones. Hoy empezamos por la cocina, pero también os mostraré el despacho, nuestra habitación y el salón (en ese orden que es el orden en el que hemos pensado seguir terminando de rematarlos decorativamente hablando).


Cuando pensamos en la cocina teníamos claro que por costes y por no complicarnos la mudanza con una obra no íbamos a cambiar azulejos y suelos así que aunque yo hubiera puesto una cocina más vintage, decidimos diseñarla en base a lo que había. Primero pensamos en una encimara de madera que le diera un aire más rústico, pero al ver el mantenimiento que llevaba preferimos optar por otra opción. Armarios blancos de IKEA, encimera de Silestone y electrodomésticos Bosch se unieron para dar forma a la cocina de nuestros sueños: llena de armarios para guardar todos los ingredientes y menaje que Mr.Chu usa para sus creaciones en Somos muy de comer (no sabéis la de cacharreros de presentación que tengo para las fotos). También habilitamos una pequeña zona al lado del trigo para tener los botes de pasta, cereales y legumbres siempre a mano y romper un poco la monotonía de los armarios; donde todo queda integrado, desde los cubiertos hasta la basura.


Nuestro mayor miedo es que la cocina pareciera un hospital al ser tan blanca, por eso jugamos con el color de la madera y de las especias en la deco de nuestra cocina. También pusimos plantas aromáticas para darle color y aprovechamos un hueco donde no podíamos subir los armarios hasta arriba del todo para poner nuestra pequeña biblioteca de cocina. Además, la misma da a un tendedero donde tenemos la lavadora y un armario y estamos creando nuestro rinconcito Pinterest de lavandería con madera y tonos blancos, por lo que suaviza la frialdad que la estancia pueda tener en un primer encuentro. 


¿Y es fácil mantener una cocina blanca? Pues diré que en los muebles con acabado brillo y en los electrodomésticos de metal se notan un montón las huellas. Pero por eso mismo han sido mis mejores aliados para mantener la cocina despejada y no caer en la desidia a la hora de limpiar. ¿Qué será lo próximo? Poner una puerta de madera natural en la cocina. Será desde el exterior, corredera y al más puro estilo granja. Así podemos acceder a los armarios de detrás de la puerta sin tener que cerrarla (porque la puerta estará fuera de la cocina) y aportaremos ese color de la madera que tanto nos gusta y que servirá para decorar también el pasillo. Pero tendrá que esperar un par de años, que aún hay mucho que decorar y que montar en este nuevo hogar.

1 comentario:

  1. Muy bonita, a mi me gusta blanca, aporta mucha luz. Y tanta cantidad de armarios ¡es mi sueño! a ver si algún día puedo reformar la mía que es muyyyy pequeña y no me entra nada.
    Besos

    ResponderEliminar

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips