lunes, 15 de enero de 2018

Maternidad y sugestión: el poder de la palabra

A raíz de la entrega de notas del peque en la escuela infantil me he dado cuenta del poder de las valoraciones (positivas o negativas) Nosotros ya sabíamos que Martín es un niño vergonzoso, una vez que se suelta es un niño divertido y risueño pero de primeras siempre se muestra tímido y se aferra a nosotros (con lo cual alguien suelta "uy, que mamitis" y a mi me pone... XD)

Una de las fotos de la sesión que iniciamos para la felicitación navideña que enviamos a amigos y familiares

El caso es que antes de Navidades nos entregaron las notas de la escuela infantil y aunque no recuerdo bien lo positivo (mi amiga Rakel tiene razón, nos solemos centrar solo en lo negativo) sí que recuerdo que el único punto "negativo" que tenía era precisamente su timidez, que se mostraba un poco reacio a relacionarse con la profe y los compañeros por ella.  Pues bien, desde entonces, cada vez que alguien se acerca a Martín y éste rehuye digo "es que es tímido". Ya lo era antes, pero no lo verbalizaba tanto. ¿No os pasa? He etiquetado a Martín como tímido y he dejado que le defina. Como quien etiqueta a su niño como "mal comedor" o "revoltoso".

La de la foto es mi hermana, pero de ella normalmente no huye XD

Esto me hace pensar, ¿cuántas veces condicionamos el comportamiento de un niño por lo que decimos de él? Martín aún no es muy consciente pero imaginaos que nos entendiera totalmente. Si no paramos de repetirle a un niño que es vago, ¿no acabará siendo vago? ¿Es innato o lo hemos propiciado? Dejo esta pregunta en el aire pero recalco la importancia de no etiquetar y, en todo caso, valorar en positivo: si es un niño creativo, si es tenaz... ¿Por qué enfatizar lo malo en vez de lo bueno? ¿Qué pensáis del tema?

7 comentarios:

  1. Pues yo creo que Martinflo es muy top. Es tímido? Probablemente, es posible que sea miedo a lo desconocido, como nos pasa a todos, o a la gran mayoría. Estoy de acuerdo contigo en que verbalizándolo lo hacemos más verdad todavía, incluso podemos llegar a convertirlo en posverdad. Por eso a mi no me gusta describirlo de ninguna forma, que él mismo sea el que presente sus credenciales: aquí está Martín y es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por contestar! Hay que hacerle tarjetas de visita para esa presentación: "hola, soy Martín, soy muy top y aquí tienes mi tarjeta" ;)

      Eliminar
    2. Y si cojeo... me estoy quedando con vosotros. Porque si, soy así de TOP.
      PS. Como solo ;)

      Eliminar
    3. jajaja, qué susto nos dio. PS: En nada la tata también estará comiendo sola y su madre dirá "y yo preocupada por culpa del colegio..."

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Y además,la timidez no me parece un aspecto negativo.Los tímidos somos muy observadores y estudiamos la situación antes de intervenir �� La timidez tiene su encanto.No es negativa.

    Y ya de lo de la mamitis ni hablamos,no va a tener desconociditis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, me voy a apuntar la respuesta de la desconociditis, que lo sepas.

      Totalmente de acuerdo en que los tímidos son observadores. ¡Y eso siempre es bueno! Gracias por intervenir y dejar tu opinión ;)

      Eliminar
  3. Buena pregunta, ¿los hacemos más nosotros? pues es posible, no me lo habia planteado.
    No creo que la timidez sea mala, y si es muy marcada con el tiempo se le pasará si no le "agovian" con eso creo yo. Y si es malo ¿no lo es también ser extrovertido? lo mismo en el otro extremo.
    Lo de la desconociditis es muy bueno jajajaja

    ResponderEliminar

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips