Organización en casa. Cómo funcionamos

Cuando el otro día estuvimos hablando en Instagram de qué contenido os gustaría ver en el blog salió el tema de la decoración y la organización. Algunas me decís que con niños os resulta difícil tener la casa recogida y, cuando saco fotos de la mía, en ocasiones hasta habéis dudado de que sea así como la tengo. Y sí, efectivamente, lo que saco es lo que hay. Hay a quien le funciona convivir con los juguetes de los peques en el salón pero a mí me genera mucho ruido mental que Martín "tome" la casa, así que os cuento cómo lo hemos solucionado (y eso que él se escaquea bastante de recoger)

La primera norma básica es que para jugar a algo nuevo hay que recoger lo anterior.
Y no hay más. No vale ir acumulando juguetes sin parar, porque luego recoger se hace cuesta arriba. Es cierto que cuando trae amiguitos a casa esto es imposible de cumplir. Luego se recoge todo y punto. Pero si está él solo, hay que hacerlo sí o sí. Si te has cansado de jugar con los coches y quieres sacar la plastilina, hay que recoger lo primero.

La segunda norma es que antes de cenar el salón ha de estar recogido.
Nada de apartar juguetes para poder ponernos a comer en la mesa. No, me niego.

La tercera, es que si hay algún juguete tirado en el cuarto de juegos, se lo come la aspiradora.
Tenemos un robot aspirador de Xiaomi que aspira solo y que cada mañana dejamos limpiando cuando le llevo al cole. Pues bien, Martín se cree (porque se lo hemos dejado creer) que si deja las cosas mal colocadas la aspiradora se las comerá. Una vez Óscar la encendió sin querer mientras él estaba jugando en el suelo y no veáis con qué llorera el pobre dijo "se va a comer todo". Así que esto nos da la posibilidad de que cada mañana su cuarto de juegos esté recogido, porque a veces cuando se levanta y sobra tiempo para ir al cole juega un poquito y si no se quedaría así hasta la tarde.

Ahora bien, ¿Cómo cumplimos estas tres reglas? Con organización, cada cosa tiene un lugar y es importante que él lo sepa para que tenga la rutina de colocado bien asentada. Para evitar que los juguetes se vean, nosotros hemos compartimentado todo por zonas dándole espacio en cada estancia de la casa.


En el salón, los juegos de mesa.
Obviamente en el salón juega a muchas cosas que se trae del cuarto (ahora en invierno ponemos la alfombra que veis debajo del mueble, que es de Lorena Canals y es lavable), pero hemos habilitado el mueble de la tele para que tenga ahí los juegos familiares: puzzles, Jenga, Twister, Tozudo, Tragabolas... Así los tiene a mano y da pie a que los usemos más en familia que cuando están en la habitación. Lo bueno es que cuando termina de jugar se guardan y desaparecen de la vista en una estancia que compartimos todos.

Ahora mismo me habéis pillado con la deco de Navidad puesta, pero normalmente hasta la colección de cámaras está más ordenadita.


En su cuarto, libros y disfraces.
En su cuarto, además de una estantería para libros y alguna caja adicional (que tenemos muchos) tiene un espacio debajo de la cama para montarse una y mil aventuras. Una cesta y un mueble (que ha  ido cambiando de ubicación y función en estos tres años) que albergan disfraces de policía, médico, bombero, cocinero, profesor, Thor, Iron Man, Buzz Lightyear, Batman... ¡de todo! Cuando el cuarto está recogido, solo vemos un mueble y una cesta. Nada que desentone ni cree ese ruido del que os hablaba.


En la habitación de juego, todo tiene su lugar.

Si bien esta habitación es la más caótica, hemos intentado que todo tenga un sitio definido por temáticas: casa de muñecas, cocina, instrumentos musicales... Para los cosas pequeñas hemos puesto cajas donde puede guardarse todo "a lo loco" y las hemos señalizado con imágenes que dicen lo que hay dentro. Es el caso por ejemplo de las cajas de Lego, Playmobil, animales, coches o dinosaurios. Tenemos los muñecos más bonitos "a modo de exposición" cuando no está jugando con ellos y todos esos juguetes pequeños tienen su caja para no estar mezclados por el cuarto. 

Este es el sistema que a nosotros nos funciona. Que no es ni mejor ni peor que otros. Pero me preguntasteis por él y estas son nuestras claves. Va muy unido a cómo organizamos las labores de limpieza que nos permiten disfrutar de nuestro tiempo libre (con electrodomésticos que hacen nuestra vida más fácil y nos ahorran tiempo) pero si queréis de eso os hablo otro día.

Comparte:

1 comentarios

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!