jueves, 17 de diciembre de 2015

Me despido de ti 2015

Querido 2015:

Me has dejado sensaciones muy raras este año. No se podría decir que eres mi año favorito, ni mucho menos. Pero tampoco has estado tan mal como cabría esperarse. Digamos que has estado muy puñetero. A mitad de ti, me dejaste sin trabajo (con la seguridad que aún hoy en día da un contrato indefinido y un sueldo fijo mensual) y lo peor es que lo hiciste justo cuando íbamos a comprarnos una casa y huir de este alquiler (por aquello de tener algo nuestro). Vaya, que jugaste con nuestras ilusiones y eso no se hace.


Por otro lado, diste paso a ese pequeño proyecto lleno de ilusión que es "Y Bajarte La Luna". Queda mucho por hacer, mucho por darse a conocer y mucho por pasar antes de que de todos los frutos que de él esperamos, pero esperemos que sea como esas semillas que crecen cuando las riesgas y las cuidas y que algún día eso sí que pueda agradecértelo. 



Vale, no te voy a negar que has traido tres cosas geniales este año; bueno, más que cosas personitas. Dicen que los amigos son la familia que eliges y este año la nuestra se ha aumentado con Carla, Valentina e Ian. Hasta ahí no te podemos reprochar nada; simplemente antes de irte dile al 2016 que los trate con cariño y los haga crecer sanos y súper felices (en esto último intentaremos ayudarle tanto como podamos). Por cierto, también tenemos que darte las gracias porque en esa parcela de la amistad no te has portado del todo mal: los verdaderos amigos han seguido estando presentes, alegrándose por las cosas buenas, apoyando las ideas locas y animando en los momentos en los que la moral está más baja. Además, hay relaciones que se han afianzado ("ya tu sabeh" mi onubense favorita). En esto, también te has portado.


Querido 2015, puedes irte tranquilo. Ya hay poco más que pedirte. Aún es pronto para escribir al 2016 porque no le conozco y sería tomarme demasiadas confianzas, pero quizás todo lo que le pida sea que nos eche una mano para que con esfuerzo, dedicación y mucho amor él sea el año del renacimiento, que nuestros proyectos den frutos y que podamos mirar atrás y decir "pues mira, todo lo que pasó en el 2015 fue para bien". Que tengas una buena salida, 2015. Nosotros si Dios quiere lo celebraremos, como lo empezamos, viajando.


6 comentarios:

  1. Da igual el año, tu y yo construiremos cada año, el mejor año de todos los tiempos. Superaremos todos los obstáculos, porque juntos serán retos que podremos superar.
    Gracias 2015 por dejarme disfrutar de ti al lado de la mejor bloggera del planeta.

    ResponderEliminar

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!

>/script> >/script>
Blogging tips