Pasamos el día en el Monasterio de Piedra

A veces nos olvidamos que viajar también puede ser escaparse en coche a disfrutar de los alrededores de nuestras ciudades. Nosotros el sábado nos trasladamos a dos horas de casa, hasta Nuévalos, donde se sitúan el Monasterio de Piedra y su Parque Natural. Y hoy quiero contaros la experiencia con el peque por si estáis buscando alguna escapada. Para empezar, os diré que la entrada (16€ por adulto - los menores de 4 años no pagan - y 14,40 si la compráis online aquí) os da acceso tanto al Monasterio como al parque. Nosotros llegamos sobre las 11.45 (para no madrugar tampoco demasiado) y comenzamos con la visita al Monasterio. Hay visitas guiadas gratuitas pero con el peque decidimos hacerlo por libre. Cogimos una de las guías en papel de la entrada y paseamos por sus diferentes estancias (yo imaginando lo preciosas que deben quedar allí las bodas) El peque se porta genial y en aproximadamente 40 minutos habíamos visto el monumento. 


Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.

Decidimos entonces comer pronto (el restaurante situado en la misma entrada sirve comidas de 13.00 a 16.00) para ir después al parque sin tener que cortar la visita porque Martín pidiera comida. Así que para hacer tiempo y que llegara tranquilo a la comida, estuvimos un rato en el parque situado al lado del restaurante. El menú de día está bastante bien (cogimos dos menús con postre y agua para comer los tres - uno con migas y trucha y otro con arroz y pierna de cordero - y pagamos unos 27€) 

Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.

Tras comer, iniciamos la visita. Martín hizo un buen camino andando y otro tanto a lomos de papá. Decidimos llevar la mochila porque como ya habíamos estado recordamos que ir con carro no es la mejor opción. El peque incluso se durmió la siesta, así que fue una decisión genial. A mitad de recorrido, paramos un rato en un parque que está genial para los niños y cuenta con chiringuito y mesas para los mayores. Una vez que se hubo desfogado, continuamos hasta la salida, donde nos pusieron un sello para volver a entrar después al espectáculo de aves de las 17.30.

Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.
Monasterio de Piedra. Núevalos. Zaragoza.

Cuando salimos, acudimos a la terraza del bar a merendar, donde tomamos un café helado, dos batidos de chocolate, un donuts y una botella grande de agua por 10€. Os dejo todos los precios para que podáis hacer vuestros propios cálculos pero he de decir que pecamos de precavidos. Pensábamos que no se podía llevar comida (aunque aún así podíamos haberla dejado en el coche) y resulta que no es así; así que podríais abaratar mucho la visita (al final a nosotros nos salió por 69€ + gasolina, pero podría haber salido a 32€ más gasolina si no hubiéramos comido y merendado fuera) Tras la parada técnica, volvimos a entrar a ver a las rapaces, y he de decir que hay algo que está muy bien pensado: durante la experiencia, indican varias veces cuando se realizan paradas para que la gente pueda entrar y salir (ya que no puedes estar de pie durante la exhibición) A nosotros nos vino muy bien porque llegado el momento Martín se cansó y pudimos abandonar la zona sin interferir. 

Si estáis pensando en hacer una escapada y tenéis la posibilidad (porque no os pilla muy lejos), os lo recomiendo totalmente. Nos hizo un día genial así que ha sido un finde estupendo para la visita.

Comparte:

3 comentarios

  1. Es verdad que cerca de casa hay sitios preciosos. Estuve allí hace unos años y estoy deseando volver con mi hijo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. El monasterio de piedra nunca defrauda, es precioso. Las bodas que se celebran allí quedan espectaculares. Indicar que para visitar la zona del parque, es mejor un calzado adecuado, igual quieres ir a ver una cascada y con unos zapatos (sandalias sueltas o zuecos) no es muy aconsejable. Me encanta todos los planes que haces siempre con Martín!

    ResponderEliminar

¿Quieres compartir algo conmigo? ¡Espero tus comentarios!